cargando...

¿Cómo hacer que tu vivienda sea saludable?

Propuestas post pandemia

Por Arq. Pilar Catunta Alva, 06 de Mayo de 2020


El aire que respiramos en nuestra vivienda está 2,5 veces más contaminado que el aire del exterior.
Según la OMS se define un edificio o vivienda enferma a un espacio cerrado en el que alrededor del
20% o más de sus ocupantes sufren problemas de salud.

La portada ha sido diseñada usando imágenes de Freepik.com


¿Sabes cómo tener una vivienda sana, segura y saludable en estos tiempos de Covid19? Si acabas de darte cuenta en esta cuarentena que tu vivienda o departamento te ha hecho plantearte estas preguntas, toma nota, pues estás en el artículo indicado. En esta oportunidad hablaré sobre cómo hacer que nuestras viviendas sean saludables. Para esto nos apoyaremos en estándares internacionales que ya se venían planteando hace años y que por variables como la desinformación o por ser de conocimiento sólo en países desarrollados no nos ha llegado a nuestra región.

Por muchos años, desde que se estudia el calentamiento global como fuente de contaminación, muchos académicos e investigadores se plantearon la forma de reducir esta huella e impacto en el planeta. Y fueron dando muchas directivas y una de ellas fue la forma en la que habita y usa estos recursos el ser humano. Debemos saber que en promedio el ser humano pasa el 90% de su vida en interiores. De ese 90% que pasamos en interiores, un 60% lo pasamos en nuestras viviendas. Y en nuestras viviendas actuales el aire que respiramos, por poner solo un ejemplo, está 2,5 veces más contaminado que el aire del exterior. Este dato es alarmante pues quiere decir que el aire de nuestras viviendas siempre está mucho más cargado de dióxido de carbono y es menos rico en oxígeno en el interior, que fuera de ellas. De ahí que pensamos en la importancia de la ventilación de nuestras viviendas tanto en verano como en invierno. Otro dato importante es que un ambiente que no está bien ventilado o carece de la iluminación y/o asoleamiento agudiza en algunas personas enfermedades respiratorias crónicas; por lo cual en estos tiempos de Covid19 es una gran desventaja y peligro para nuestra salud.

. Imagen: Ecodes. Hogares saludables, edificios sostenibles.


Vivienda y edificios enfermos

Cuando pensamos en viviendas saludables es lógico que nuestra mente nos lleve a pensar también en el término antagónico: viviendas enfermas. Según expertos, existe el “síndrome de la casa enferma”: las personas afectadas presentan cuadros alérgicos, dolores de cabeza y garganta, problemas visuales, fatiga y hasta pueden desarrollar asma o sinusitis. Todo esto se les ha atribuido a productos químicos usados en la construcción de casas y otros factores como el polvo, la humedad y la mala ventilación. Otros factores pueden ser el desorden, la suciedad, la difícil circulación, los espacios incomodos, las fallas técnicas, los deterioros, la mala decoración y las plantas sin vida.

Para los que viven en conjuntos residenciales o complejos habitacionales de uno o más bloques, el término cambia a Síndrome del Edificio Enfermo. Este fenómeno se detectó en la década de los setentas cuando se evidenciaron problemas de salud en residentes y ocupantes de edificios de oficina. Los síntomas eran: cefalea, alergias, irritación en las mucosas y sensación de fatiga. Según la OMS se define a un edificio enfermo como un espacio cerrado en el que alrededor del 20% o más de sus ocupantes sufren problemas de salud. No obstante, los expertos advierten de que estos síntomas «suelen desaparecer al abandonar el edificio, ya sea de modo inmediato o al cabo de unos días».

¿Cómo determinar si un edificio es enfermo?


Estas son las características de un edificio enfermo:

  • Sistemas de ventilación forzada (edificios en los que la ventilación se produce únicamente gracias a aparatos de aire acondicionado)
  • Materiales de construcción de pobre calidad
  • Superficies recubiertas de algún material textil: suelos con moquetas o amplias alfombras que atraen el polvo y las bacterias
  • Mal uso del ahorro energético cuya función debe ser la de mantener relativamente caliente a un ambiente térmico homogéneo.
  • Espacios herméticos en los que las ventanas no pueden abrirse

  • Sin embargo, es común olvidar que también nuestro hogar podría adolecer de alguna de estas características o que continuamente presentemos algunos de estos síntomas y por falta de tiempo o desconocimiento hemos venido normalizando esta situación y ahora, con el encierro de esta cuarentena, tu vivienda te sea muy incómoda y es posible que ya no te sientas seguro en ella. No te preocupes porque hay solución.



    Tabla Wellness de los 30 principios básicos C.E.A. Winslow


    Inicios del Real Wellnes State

    En 1946 la Asamblea Mundial de Salud reconoció la profunda relación entre salud, desarrollo y urbanización que tiene una vivienda como parte del medio ambiente, ya que no solo es un espacio para habitar sino que también forma parte de un entorno, un ambiente y ecosistema. Entonces cuanto mejor sea esta vivienda aportará más calidad de vida a los que habitan y a su entorno. Es por ello que surge el concepto Wellnes Real State en el año 2014. Surge como un nuevo concepto y filosofía de vivienda saludable. Se origina en Estados Unidos y se orientó a un análisis exhaustivo sobre los efectos del estado de las construcciones en la salud de sus propietarios y trabajadores. Gracias a ese análisis se combinó la tecnología, la ciencia, la salud y el diseño. El resultado es proporcionar espacios para residir, trabajar o disfrutar contribuyendo activamente a la salud, el rendimiento y el bienestar de sus ocupantes. Es así como se crea el Well Building Standard en 2014, que representa un sello de calidad que certifica que una construcción, ya sea obra nueva o rehabilitada, cumple con los principios del Wellness Real Estate.

    imagen: Freepik.com

    Claves de una vivienda saludable

    Entre las características de una vivienda saludable o dentro del contexto del Wellness Real Estate está la posibilidad de regulación de la luz natural (que debe ser lo más abundante posible), los sistemas de filtración de aire con recuperación de calor (aire puro), los sistemas de filtración y purificación de agua, sistemas de enriquecimiento del agua (por ejemplo con vitamina C o la alcalinización), el uso de materiales de construcción no tóxicos (sin emisiones de VOCs), la integración de sistemas de aromaterapia, la climatización por suelo radiante refrescante, y el espacio dedicado a gimnasio. En definitiva, se trata de viviendas en las que todo el proceso de diseño y construcción gira en torno a la salud y el bienestar de sus habitantes.

    El aire es una de las claves del Wellness Real Estate relacionado con sistemas de purificación, ventilación o la no toxicidad de los materiales de construcción. En el caso de la iluminación, las viviendas saludables apuestan por sistemas circadianos, es decir, el diseño de la iluminación de tal manera que se ajuste su intensidad en función de los ritmos biológicos, tratando de asemejarla lo máximo a la luz natural. Otros aspectos son el uso de encimeras antimicrobianas, la instalación de sistemas de protección frente a radiaciones y la depuración del agua. Estos aspectos también sirven para determinar la salubridad y bienestar que ofrece una construcción.

    No solo la vivienda como elemento independiente es fuente de salud para sus habitantes, también hay otros factores que aportan o afectan nuestra salud y bienestar (que también se consideran en el Well Building Standard) y es el entorno exterior a nuestras viviendas; como áreas comunes, zonas verdes, el vecindario y aceras. Son factores muy importantes que debemos tomar en cuenta.

    El Wellness Real Estate promueve las relaciones entre los individuos, que se han comprobado como muy beneficiosas para nuestro desarrollo y nuestro bienestar. También fomenta la realización de actividades físicas en el exterior, para lo cual este debe estar tan bien cuidado o más que el interior de nuestras viviendas. En definitiva, apostar por una vivienda saludable no solo mejora las condiciones de habitabilidad para quienes residen en ellas, sino que en estos tiempos se vuelve casi necesario un cambio de pensamiento hacia la transformación de las viviendas en refugios que nos garanticen salubridad. Y por supuesto, además aportan un valor agregado al activo inmobiliario de tu propiedad.


    imagen: Freepik.com

    En Simétrika creemos que ha llegado el tiempo de adoptar una nueva filosofía de vivienda donde cada vez se priorice la salud, el bienestar emocional y sobre todo mejore la calidad de vida de sus ocupantes.
    Seguiremos innovando por conseguir para nuestros clientes diseños sostenibles, eficientes y saludables para que en ellas se viva más y mejor. Si estás interesado en tener una vivienda diseñada por arquitectos a tu medida y que además cuide de ti y de los tuyos, consúltanos y te ayudaremos de la mejor manera

    Arq. Pilar Catunta Alva
    Gerente de Arquitectura, Diseño interior y Paisajismo

    Ultimos post

    Vivienda saludable en el Perú versus el Coronavirus

    Nueve de cada diez viviendas de América Latina y el Caribe son de baja calidad y más del 81% de los habitantes de la región reside en zonas urbanas, según el BID.

    Leer mas ...
    ¿Cómo hacer que tu vivienda sea saludable? Propuestas post pandemia

    El aire que respiramos en nuestra vivienda está 2,5 veces más contaminado que el aire del exterior. Según la OMS se define un edificio o vivienda enferma a un espacio cerrado en el que alrededor del 20% o más de sus ocupantes sufren problemas de salud....

    Leer mas
    >